Yolanda Nogué
26/06/2020

Si una pareja casada ha tomado la firme decisión de finalizar su matrimonio y solicitar el divorcio, más que nunca se aconseja en estos momentos alcanzar un acuerdo amistoso para regular las medidas que deberán establecerse en un futuro entre ellos, sobre todo si tienen hijos en común. Y ello porque, con el colapso judicial que se avecina tras la suspensión de los plazos procesales durante el Estado de alarma, todo procedimiento contencioso va a alargarse mucho más en el tiempo, provocando situaciones de incertidumbre ante la falta de regulación de las consecuencias legales de la ruptura, con el gran desgaste emocional que ello implica.

Así pues, en AREACIVILFAMILIA intentamos ayudar a nuestros clientes facilitándoles los pasos a seguir a la hora de afrontar su divorcio, a fin de que ellos mismos sean capaces de alcanzar lo antes posible un acuerdo.

Son 5 los pasos principales para ello:

1) GUARDA Y CUSTODIA DE LOS HIJOS:

Básicamente, deberán elegir entre dos opciones: o acordar una guarda individual a favor de uno de los progenitores, es decir, que los hijos vivan principalmente con uno de ellos, y se fije un régimen de visitas más o menos amplio en favor del otro progenitor. A modo de ejemplo, dicho régimen podría ser de fines de semana alternos, con algún día entre semana con o sin pernocta, etc. O bien acordar una guarda compartida, es decir, que ambos progenitores se repartan los tiempos de estancia con sus hijos, de forma equitativa. A modo de ejemplo, podrían tener consigo a los hijos por semanas alternas, o bien establecer periodos más cortos de intercambio entre semana. Asimismo, deberán pactar el reparto de los periodos vacacionales.

2) CONTRIBUCIÓN A LOS GASTOS DE LOS HIJOS:

Hay que calcular “cuánto cuestan” los hijos comunes al mes, teniendo en cuenta sus gastos ordinarios, tales como: colegio, clases extraescolares, comida, ropa, farmacia, mutua médica, etc. Dicho importe resultante deberá seguir cubriéndose por ambos progenitores tras el divorcio, repartiéndose –como dice la ley- en proporción a sus respectivas posibilidades económicas. Para ello debe tenerse en cuenta qué sistema de guarda se ha escogido: si es una guarda individual, el progenitor que no tiene la guarda es quien deberá pagar una “pensión de alimentos” al otro, para contribuir a las necesidades de los niños. Si es una guarda compartida, lo más recomendable es abrir una cuenta conjunta en la que se domicilien los gastos ordinarios de devengo mensual de los menores, y en la que cada progenitor ingrese al principio de cada mes la cantidad que ambos pacten. Los demás gastos ordinarios directos (ropa, comida, farmacia, etc.) se entiende que cada progenitor los abona de forma directa cuando tenga a sus hijos consigo.
No deben olvidarse los gastos extraordinarios, que deberán también abonarse de forma proporcional a la situación económica de cada progenitor.

3) DOMICILIO FAMILIAR:

Los cónyuges deberán decidir dónde fijarán sus respectivos domicilios tras el divorcio, y las decisiones variarán en función de si el domicilio familiar es de alquiler o propiedad de uno o de ambos. En cualquier caso, dicha decisión influirá también en la contribución que cada progenitor deba hacer a los gastos de los hijos, ya que el gasto de vivienda es también un gasto ordinario de éstos, y por tanto puede conllevar un aumento o disminución de dicha contribución.

4) REPARTO DE BIENES COMUNES O DEUDAS PENDIENTES:

Ambos progenitores deben también decidir sobre cómo repartirse los bienes que tengan en común, sea adjudicándoselos uno u otro, o bien vendiéndolos a un tercero y repartiéndose la ganancia, y cómo asumen y liquidan las deudas que tengan pendientes.

5) PENSIONES ENTRE CÓNYUGES:

En función de cómo se ha desarrollado la convivencia y en qué posición queda cada cónyuge tras el divorcio, pueden valorar la posibilidad de fijar una pensión económica temporal de uno a otro si el divorcio ocasiona un desequilibrio económico a uno de ellos (prestación compensatoria), o a fin de compensar un desequilibrio patrimonial que se haya producido entre ambos (compensación económica).

Si ambas partes son capaces de alcanzar un acuerdo sobre los antedichos puntos, ya tienen gran parte del trabajo hecho. En AREACIVILFAMILIA les asesoramos ante cualquier duda que pueda surgir en la negociación y, finalmente, redactamos el convenio regulador definitivo recogiendo dicho acuerdo, presentándolo ante el Juzgado para que sea aprobado por el juez mediante la preceptiva Sentencia.

Los 5 pasos principales para alcanzar un acuerdo de divorcio